Fases del duelo

Las fases del duelo más frecuentes por las que pasa una persona tras la experiencia de sufrir una pérdida personal (muerte de un ser querido, divorcio o separación, empleo, amistad, etc) no varían mucho de una persona a otra y por ésta razón se suele hablar de fases del duelo.

Sin embargo, es importante señalar que cada persona vive esa pérdida de una manera diferente y con una intensidad diferente y no hay un tiempo establecido en cada fase o hasta que la persona empiece a encontrarse mejor. Dependerá por ello de cada persona y de cada situación.

La elaboración del duelo, el poder encajar dicha pérdida de la mejor manera posible, dependerá de factores tales como los recursos o apoyos de los que esa persona disponga (amigos,familiares, pareja, etc.), así como de las características de la personalidad, el tipo de pérdida (si ésta ha sido repentina o no), o la relación con el objeto o persona de pérdida, entre otros.

Es importante que la persona que está sufriendo una situación de este tipo pueda verse respetada en su dolor, acompañada y apoyada por gente de su alrededor.
Normalmente, suelen ser descritas 5 fases:

  • Fase negación:

      La primera reacción de una persona que pasa por una experiencia de pérdida suele ser la de negar la realidad. Esto lleva muchas veces a esa persona a decir  frases tales como no quiero, no puedo, no me lo puedo creer, debe ser un error, etc. La persona se convence de que, de alguna manera, lo que ha sucedido ha sido una equivocación.

      Esto sirve como mecanismo de defensa, como una manera de amortiguar el primer impacto el efecto del primer impacto.

  • Fase de enfado:

      La persona experimenta enfado por la pérdida, sentimientos de injusticia,  de enojo, a veces expresado hacia fuera.

  • Fase de negociación:

Se intenta negociar con uno mismo y con el entorno, tratando de encajar la realidad.

  • Fase de la depresión:

Abarca sentimientos de tristeza y angustia debido a la paulatina toma de conciencia de lo perdido.

  • Fase de la aceptación:

La persona, poco a poco, va asumiendo la pérdida. Aunque no la olvide, trata de hacer su vida de manera normal, adaptándose a la nueva situación.

Quiero subrayar de nuevo la importancia de que cada persona experimenta el duelo de manera diferente. Mucha gente experimenta angustia o preocupación al no estar sintiendo alguna de las fases, al estar viviendo emociones encontradas o al no estar viviendo las fases del duelo tal cual son descritas. A través del siguiente enlace, accederéis a un artículo en el que, entre otros aspectos relacionados con el duelo y sus fases, se habla de esto.

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/07/130703_mitos_medicos_cinco_etapas_duelo_finde.shtml

En mi opinión, lo realmente importante es que la persona que está pasando por proceso de duelo no esté sola. Que la gente que está alrededor la respete en su dolor y sepa que ésta experimentará un amplio rasgo de sentimientos y conductas que son normales después de una pérdida. Aquí se incluyen sentimientos de distinto tipo (enfado, tristeza, ansiedad, culpa, soledad, alivio, etc.), así como sensaciones físicas (falta de energía, vacío, etc.).

Si estos fueran muy intensos o perjudicaran a la persona a la hora de llevar a cabo su vida cotidiana, a la hora de estar con su familia, trabajar, etc., convendría que la persona buscara ayuda externa, de un profesional.