Educar en inteligencia emocional

Daniel Goleman describe la inteligencia emocional como la capacidad de una persona para identificar su propio estado emocional, es decir, para reconocer sentimientos en uno mismo y en otros, siendo hábil para gestionarlos de forma adecuada. Esto repercute de manera positiva en las personas que la poseen, pues, entre otras cosas, les permite entender y controlar sus impulsos, facilitando las relaciones comunicativas con los demás.

Según Goleman, la inteligencia emocional se puede organizar en torno a cinco capacidades:

  • Conocer emociones y sentimientos: Las personas que tienen mayor certeza de sus emociones suelen dirigir mejor su vida, ya que tienen un conocimiento seguro de cuáles son sus sentimientos reales.
  • Aprender a manejarlas: La conciencia de uno mismo es una habilidad básica que nos permite regular mejor nuestros sentimientos.
  • Aprender a crear motivaciones propias: El control de la vida emocional resulta esencial para mantener la motivación y la creatividad.
  • Aprender a reconocerlas en los demás: Las personas que tienen empatía suelen sintonizar mejor con lo que necesitan los demás.
  • Aprender a gestionar las relaciones: Mayor éxito en las relaciones interpersonales.

Aprender a reconocer nuestras emociones y las de los demás tiene muchos efectos positivos para nosotros mismos y para mejorar las relaciones con los demás.

Cabe señalar también, que no tener conciencia de nuestras emociones, no saber identificarlas bien, etc. puede dar lugar a una serie de dificultades en nuestra vida cotidiana y también puede tener relación con la aparición de enfermedades. Hay diversos estudios que relacionan la alexitimia (incapacidad para identificar y expresar emociones) con el posible origen de algunas enfermedades como trastornos de conducta alimentaria.

Pinchando en el siguiente enlace podéis acceder a leer algunos de estos estudios: https://www.google.es/#q=estudios+que+relacionan+alexitimia+con+trastornos+conducta+alimentaria

Por tanto, sería interesante fomentar la educación emocional, ya desde niños, explicando cuál es el origen de las emociones, enseñando a identificarlas y gestionarlas de la mejor forma posible, sabiendo que éstas tienen una función adaptativa, que todas las emociones son positivas, por esta razón, porque nos indican algo, por ejemplo, cómo actuar ante una determinada situación.

Os dejo un vídeo en el que Punset entrevista a Daniel Goleman y hablan de la educación en inteligencia emocional: