Resiliencia

En Psicología se entiende la resiliencia como la capacidad de las personas para sobreponerse a situaciones adversas e incluso salir fortalecido de las mismas. 

Ser resiliente no quiere decir que la persona no experimente dificultades o angustias. El dolor emocional y la tristeza son comunes en las personas que han sufrido grandes adversidades o traumas en sus vidas. De hecho, el camino hacia la resiliencia probablemente está lleno de obstáculos que afectan nuestro estado emocional.

La resiliencia no es una característica que la gente tiene o no tiene. Incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona, desde edades muy tempranas.

Por esta razón, considero que sería importante ofrecer a los niños la oportunidad de desarrollar esta capacidad. Esto se puede lograr:

  • Proporcionando a los niños situaciones en las que se puedan frustrar y ayudándoles, como educadores o padres, a que sean capaces de desarrollar estrategias para solucionar las dificultades que se van encontrando.
  • Fomentando la autoestima en ellos, trabajando en una buena percepción y autoconcepto y autoeficacia de sí mismos.
  • Educándoles en el conocimiento de las emociones (propias y de los demás) y la gestión de las mismas.

En el vídeo que encontráis más arriba se explica qué es la resiliencia y se señalan algunos aspectos clave  que debe poseer una persona a la hora de superar la adversidad :

  • Capacidad de control, autonomía.
  • Aceptación de los cambios que van teniendo lugar en nuestras vidas. Incluso con las restricciones que tienen lugar a lo largo de la misma. Cambio de expectativas.
  • Compromiso y confianza en uno mismo y en los demás.