Terapia para adolescentes

A través de la terapia para adolescentes se busca ofrecer un espacio individual para el/la adolescente.

Como todos sabemos, la adolescencia es un periodo crucial y de transición entre la niñez y la vida adulta, donde tienen lugar cambios a nivel físico, emocional y sexual, entre otros.

Esta etapa puede ser vivida de manera natural por algunas personas y por otras, sin embargo, puede ser vivida de manera crítica, pasando por momentos de confusión y cambios en el estado de ánimo.

Son comunes las dificultades con respecto a la auto-imagen, la relación con los amigos y también con respecto al hecho de no sentirse entendido por los padres.

Muchas veces, se encuentran con límites que les incomodan y también con la presión y la incertidumbre del futuro.

Todo esto influye en el adolescente, pero también en el sistema familiar, que experimenta esos cambios y que deberá transformarse para adaptarse a esta nueva situación (roles, demostración de afecto, límites, normas de convivencia, etc), con las dificultades que eso conlleva.

Es por ello que surge la necesidad de crear un espacio para el/la adolescente. Un espacio en el que sientan confianza, en el que aprendan a conocerse y en el que puedan ordenar sus emociones, aprendiendo también a canalizarlas de manera adecuada. Este espacio les permite además manejarse de manera autónoma y responsable, respetando los límites que plantea el terapeuta y aprendiendo a hacerse valer y marcar los suyos de manera sana.

Cuando las sesiones tienen lugar de manera conjunta con los padres permite una intervención directa en los patrones de comunicación, para que estos mejoren y para que dichos cambios puedan ser trasladados a casa. Es gratificante para los padres y también para el adolescente poder sentirse entendidos y escuchados de una manera diferente.

 

Foto: iansane@Flickr